arquitectura

Algo más que arquitectura: La arquitectura del vacío

Cuando se habla de arquitectura al común de los mortales se nos viene a la cabeza un conjunto de planos intrincados, tecnicismos y líneas rectas entrecruzadas que al final -afortunadamente- acaban siendo una vivienda. Para acabarlo de complicar hoy vamos hablar de una arquitectura diferente, la arquitectura del vacío. El acuñador de este término fue el arquitecto internacional y gurú, Melvin Villarroel. Este boliviano de nacimiento, pero mediterráneo de corazón, se encargó en los años 70 hacer de la Costa del Sol un lugar especial para vivir y el punto de referencia del lujo internacional.

Son muchos los proyectos que se desarrollaron bajo las directrices de su mente privilegiada, como los emblemáticos Puente Romano, Marbella Club (ambos en Marbella), La Alcazaba (Estepona) o Kempinski Hotel Bahía (Estepona). Todos ellos son hoy señas de identidad de los pueblos de la Costa del Sol. Todas estas construcciones responden a la famosa teoría y pensamiento de su autor, la arquitectura del vacío.

Puente Romano_ok

El vacío como estrategia de arquitectura

Para Melvin Villarroel la arquitectura del vacío se traducía de la siguiente forma: “El vacío en la arquitectura es lo que el cero a la matemática. El cero imprime al dígito anterior un poder multiplicador: permite pasar del 1 al 10, 100 o al millón. El vacío es un auténtico generador de espacios”.

La arquitectura que define gran parte de la actual Costa del Sol en España se rige por este principio, dar prioridad al vacío en el que se desarrollan los edificios y construir respetando la belleza del entorno natural. El paisajismo es determinante a la hora de desarrollar un proyecto arquitectónico, ya que es el primero en dibujar las líneas iníciales generales de lo que será el vacío construido. De esta manera se entiende es “Mi casa no son los muros que la forman, no es su piso ni su techo. Es el vacío construido entre todas esas cosas. Es allí donde yo vivo”. Esta frase de Lao Tse resume y describe a la perfección su concepto del vacío como una estrategia vital de arquitectura.

Una arquitectura internacional

Esta sorprendente manera de entender la arquitectura no sólo ha convencido en la Costa del Sol; son numerosos los países que han caído rendidos ante el arte de este gurú de la arquitectura. China, Panamá, Oman o Marruecos son claros ejemplos de cómo se adapta la construcción de un complejo residencial o hotelero al entorno natural.

El proyecto Abama Hotel, en Tenerife, aunque no se encuentre en el extranjero es la perfecta representación de la arquitectura Villarroel. Situado en una de las laderas del Teide, dónde la temperatura tiene una media anual de 22º, con impresionantes vistas al Atlántico y a la Gomera. Paisajismo y arquitectura son los pilares más importantes dónde descansa la obra Melvín Villarroel. Su clima casi tropical influye sobre la vegetación, quien comparte protagonismo con la edificación. Pinturas naturales sobre un poliedro con más aristas de lo normal, el hotel Abama sólo tiene una cuarta parte de edificación dentro del terreno disponible, todo lo demás se deja en manos de la naturaleza que lo rodea, que no es poca: un río que cruza el complejo, 22 lagos y varias cascadas.

Cabe destacar que Melvín no trabajaba sólo, en el estudio, cuentan con la colaboración de auténticos profesionales de la arquitectura quienes han trabajado codo con codo con Villarroel durante más de 30 años, lo que hace de ellos auténticos herederos del arte y sabiduría del maestro.

El legado Villarroel

En la actualidad iKasa trabaja con el estudio Melvin Villarroel en un nuevo proyecto en la Costa del Sol, iKasaScenic. En él se podrá comprobar cómo el el concepto original de arquitectura del vacío ha evolucionado para dar paso a nuevas ideas innovadoras empujadas en parte por los nuevos criterios de demanda del actual comprador de vivienda.

Según Matías Villarroel, hijo de Melvin, uno de los principios más innovadores es que la arquitectura ahora se pone al servicio del usuario para crear una relación de éste con el hábitat y la naturaleza que le rodea. El paisaje, como normal principal de la teoría, adquiere su máxima relevancia ya que es no sólo el germen original del proyecto, sino el verdadero elemento integrador del conjunto -edificios o zonas comunes- con el entorno y los habitantes. De esta manera el espacio queda adaptado a la decoración -y no al contrario- tomando las necesidades vitales del habitante como elemento primario y la habitación como su matriz de desarrollo. Este diseño expansivo va de este modo de lo más pequeño a lo más grande con la condición de conservar y potenciar los parámetros de calidad de vida.

En esto consiste el valor añadido de la vivienda construida alrededor del vacío, ya que se logra que usuario y entorno se unan bajo un mismo techo.

Pronto podremos hablar más sobre iKasascenic. Puedes seguir la conversación en Twitter bajo el hashtag #viveScenic.



Compártelo


'Algo más que arquitectura: La arquitectura del vacío' tiene 1 comentario

Sé el primero en comentar

¿Quiéres hacer algún comentario?

Tu email no se publicará

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad y el envío de información comercial.

Dirección: C/ Altamirano 35 - local 28008 Madrid / email: comunicacion@ikasa.es / Tel: 915 415 303 / iKasa.es

© iKasa 2015.Todos los derechos reservados · Política de cookies