Adiós al olor a gasolina

Al contrario de lo que pueda parecer, siempre han existido muchas razones para quedarse en Madrid en agosto. Este mes puedes cenar sin problema en la terraza de ese restaurante en el que el resto del año tienes que reservar con semanas de antelación. Los atascos desaparecen por completo. Aparece la jornada intensiva en la oficina. Vuelven las fiestas de La Paloma y los grandes éxitos cinematográficos del año a los cines Renoir Plaza España. También se puede aparcar por las tardes en el centro de la ciudad sin tener que pagar parquímetro. Como si todos los días del mes fueran sábado.

Este año es asombrosamente fácil encontrar un coche libre para volver a casa. Y es que ya hace casi dos años que apareció en la capital la primera plataforma de “Car Sharing”: Car2go, teniendo un éxito arrollador y cambiando para siempre la forma de circular por la almendra central de la ciudad. La original propuesta; un servicio de alquiler de vehículos por minutos a un precio muy competitivo, caló pronto entre los madrileños debido a su sencillez y practicidad. La posibilidad de aparcar en cualquier sitio del centro hizo el resto y pronto surgieron otras aplicaciones similares como Emov y la reciente versión de dos ruedas: eCooltra Motosharing.

Todos ellas se basan en un denominador común:

Los vehículos eléctricos.

Como ocurrió con las cintas de cassette y los videos VHS tras la aparición del CD, los coches alimentados por diésel y gasolina empiezan a encontrar en los coches eléctricos un fuerte competidor.

Julio se ha convertido en el segundo mes del año con más matriculaciones de este tipo de vehículos (641), subiendo un 37% respecto al año pasado. Y según datos facilitados por la ANFAC, en las condiciones medias de los escenarios previstos, es probable que los vehículos eléctricos alcancen en 2025 más de ocho millones y medio de unidades, representando más del 9% del mercado del vehículo ligero para particulares.

Es decir, si la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones no se equivoca, de aquí a ocho años existirán tantas unidades de vehículos eléctricos como la población de las provincias de Madrid y Barcelona juntas.

Además de algunas empresas especializadas como Tesla, en este mercado ya trabajan firmas tan conocidas y contrastadas como Renault, Citroën y Volkswagen creando una oferta cada día más amplia de coches menos contaminantes y con más autonomía, reafirmando de esta forma el crecimiento exponencial del mercado del vehículo eléctrico.

Influencia en la promoción inmobiliaria.

Esta popularización creciente está afectando directamente a diversos sectores económicos, no siendo una excepción el mercado inmobiliario.

Persiguiendo la mejora en la calidad del aire y la eficiencia energética del sistema eléctrico se redactó en 2015 la instrucción técnica complementaria (ITC-BT-52) sobre infraestructuras para la recarga de vehículos eléctricos.

En ella, a grosso modo, se establece que todos los edificios de nueva construcción deben contar con unas dotaciones mínimas (es decir, una preinstalación) para las futuras estaciones de recarga de estos coches.

No obstante, el mercado de los coches eléctricos avanza más rápido que la normativa y aunque es cierto que actualmente la mayor demanda en la compra de este tipo de vehículos es de ámbito profesional, cada vez más particulares se suben al carro de la sostenibilidad y generan necesidades que antes no existían.

¿Por qué no anticiparse al futuro?

Adaptar las viviendas a las necesidades de los clientes y “romper” con lo establecido es lo que impera en iKasa en todas sus promociones.

Concretamente, en el proyecto residencial de SomosaguasClub ubicado en Pozuelo de Alarcón, se incluyen puestos completos para recarga de coches eléctricos en sus plazas de garaje.

Dicha instalación se anticipa a la futura remodelación de la ITC BT 52, basada en un borrador que ya prepara la Comisión Europea y que tiene previsto entrar en vigor en el año 2019.

Integrar los inmuebles a este mercado en auge es un valor añadido para cualquier promoción. Igual que tener un coche eléctrico lo es para cualquier persona. Por lo menos para quien quiera optar por el tipo de movilidad urbana más barata del momento (1,5€/100 km), aprovechar los beneficios fiscales, contribuir a la reducción de emisiones de CO2, y tener la posibilidad de olvidarse del olor a gasolina y de la obligación de pagar parquímetro en el centro de la ciudad de Madrid para siempre. Como si todos los días del año fueran domingo.

 



Compártelo


'Adiós al olor a gasolina' tiene 3 comentarios

  1. 30 agosto, 2017 @ 22:39 maria jesus merida

    Genial visión de futuro ….prácticamente de mañana mismo. Enhorabuena por explicar el beneficio del progreso.

    Responder

  2. 31 agosto, 2017 @ 15:08 José Antonio Benito Garcia

    Ha quedado muy profesional y muy creíble, muchas felicidades

    Responder

  3. 3 septiembre, 2017 @ 12:01 José Manuel de Álvaro García

    Me ha parecido muy interesante el artículo de Laura Benito sobre los coches eléctricos. Solo cabe esperar que en el futuro inmediato se acompase adecuadamente la creación de suficientes puertos de carga en los edificios (tanto de nueva planta, como ya construidos) y espacios públicos, con la cada vez mayor presencia de este tipo de vehículos por las calles, de manera que se evite la “improvisación” de instalaciones de carga.

    En este sentido, sería deseable que las necesarias normativas reguladoras de este tipo de instalaciones estén a la altura y sean coherentes, tanto desde el punto de vista técnico, como desde el punto de vista del establecimiento de los plazos para su aplicación, y además, tengan en cuenta experiencias pioneras como la que se pone como ejemplo en el artículo de Laura.

    Responder


¿Quiéres hacer algún comentario?

Tu email no se publicará

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad y el envío de información comercial.

Dirección: C/ Altamirano 35 - local 28008 Madrid / email: comunicacion@ikasa.es / Tel: 915 415 303 / iKasa.es

© iKasa 2015.Todos los derechos reservados · Política de cookies